Tag

Cuidados de la barba

Browsing

Cuidar la barba y darle un aspecto agradable requiere de un gran talento: talento para ser sutil y saber podarla, como si fuese el jardín de presentación de nuestro rostro. Es tanta la exigencia para lograrlo, que por lo mismo existen las denominadas barberías, donde hombres con respetable experiencia pueden lograr maravillas con la abundancia de pelo de tu rostro.

Sin embargo, si eres de los que prefiere asearse por sí mismo la barba y cuidarla a tu antojo, entonces este es el artículo ideal para ti. En esta ocasión exploraremos algunos tips que te ayudarán a ser un experto en el cuidado de tu barba y lograr tener el mejor aspecto.

Lo primero que debes tener en cuenta son las herramientas de trabajo. Estas son: un peine, una afeitadora eléctrica, tijeras, crema de afeitar, cepillo para barba, y por supuesto, un espejo.

He aquí un resumen de los tips en cuatro puntos básicos:

Peinando tu barba

El primer paso antes de afeitarte o arreglar tu barba, es preparar el terreno, razón por la cual debes peinarla con cuidado utilizando el cepillo. Es un proceso básico para eliminar todo rastro de vello solitario y también liberarte de cualquier tipo de suciedad que se haya acumulado.

Así, también permites que el pelo se estire un poco, favoreciendo a que tu piel no sienta una fuerte sacudida cuando empieces a realizar el proceso de rasurarte. Mientras tanto a esta altura de las circunstancias, al mismo tiempo que te observas en el espejo, ya debes tener en claro que es lo que exactamente quieres mejorar o que estilo de barba quieres obtener.

Cómo arreglarse la barba

Dándole forma

En este paso es importante tener en cuenta el uso de las tijeras. Es decir, si tu barba es poco abundante y deseas mantener el estilo de una barba de tres días, entonces te limitarás a utilizar las tijeras para recortar la parte superior y aquellos vellos que sobresalgan demasiado.

Si en cambio lo que buscas es darle mayor forma, debes ir seccionando en grandes partes todo ese pelo abundante que consideres anular. Esta es una fase que te permite eliminar lo que consideres como abundante, antes de ir directamente a un paso donde se simplifican las cosas y se desea simplemente pulir a través de la cuchilla de afeitar.

Definiendo la línea de la barba

Es el momento de darle protagonismo a la maquinilla de afeitar, razón por la cual necesitarás la ayuda de la crema de afeitar y al agua. Simplemente sigue el método tradicional a como sueles afeitarte, teniendo cuidado con las patillas y el cuello. Recuerda templar ciertas zonas para favorecer el paso de la cuchilla metálica.

Si tienes una barba abundante y tu objetivo es que ésta se mantenga en condiciones, tu tarea se limitará a realizar cortes perfectos para rebajar la intensidad del pelo y darle uniformidad. Para esto debes tener mucho tacto, prestar mucha atención, al mismo tiempo que tener paciencia para hacer cortes pulidos.

Peinar la zona

Ahora que ya has hecho lo más importante, es imprescindible que de manera constante utilices el peine para observar los resultados de lo que llevas hecho. Así podrás ir comprobando en que debes terminar de pulir para tener un trabajo perfecto. El peinar la barba es uno de los trabajos que implica mayor pausa y concentración, lo mismo que retroceder al punto anterior para realizar retoques y tomar las decisiones adecuadas.

Como tip final, debes tener en cuenta que una vez completado el proceso de arreglarte la barba, tu responsabilidad se simplificará en observarla, peinarla, tratarla con cariño. Esto implica el asearla a través un buen baño de agua tibia y una buena dosis de champú que genere espuma suficiente de modo que puedas darte un buen masaje capilar.

Además de lo cual puedes concluir el arreglo de tu barba, usando una buena loción tópica o aceite para darle mayor suavidad al pelo.

¿Sabías que las cuchillas de afeitar tradicionales han vuelto a ponerse de moda?

En efecto, así es. El afeitado clásico tradicional, ese que siempre daba el barbero en los pueblos de nuestros padres, ha vuelto con fuerza a nuestros días, quizás por una mezcla de factores entre los que se encuentran la moda retro de rescatar cosas que se creían perdidas y los esfuerzos de un grupo de gente, cada vez más numeroso, por explicar los beneficios de este tipo de afeitado.

Efectivamente, el afeitado clásico tiene algunas ventajas. Algunas personas afirman tener problemas de irritación con las afeitadoras eléctricas debido al calor de la fricción que aplican estas sobre la piel. Otros usuarios también tienen problemas para hacer que su afeitado sea del todo apurado. Para esta gente, las cuchillas de afeitar clásicas pueden ser una solución.

Evidentemente, también hay que atener a sus inconvenientes: el afeitado clásico es mucho más lento, de hecho se parece mucho más a un ritual cuidadoso que no a un simple quehacer de nuestra rutina diaria. Al afeitarnos con una cuchilla de afeitar manual la técnica de afeitado cambia, hay que ser más cuidadoso para no hacernos cortes y hay que seguir unos pasos que, si te interesa conocer, compartiremos luego.

A quienes no les molesten estos inconvenientes descubrirán en el afeitado clásico una nueva forma de huir del estrés para relajarse y tomarse las cosas con calma, durante al menos 15 minutos diarios, además de reconectar con su esencia masculina.

Material necesario para el afeitado clásico

Pasaremos a continuación a enumerar el material y herramientas necesarias para este tipo de afeitado. Probablemente no los necesites todos, pero sí que son recomendables para un cuidado completo de la piel.

La brocha

Uno de los elementos más distinguibles de cualquier barbería. La brocha de afeitar es básicamente un cepillo que se utiliza para extender la espuma por toda la barba, con el objetivo de humedecerla y hacer más fácil (y seguro) el deslizamieno de la cuchilla.

Hay quien dice que, además, la brocha ejerce una acción exfoliante en la piel, abriendo los poros y, por lo tanto, dejando el vello mucho más blando y fácil de afeitar.

Las brochas pueden ser muy variadas, en función del origen de los pelos que la componen. Las hay de pelo de caballo, de pelo de cerda, pelo sintético y hasta pelo de tejón. Generalmente, se consideran las brochas con pelo de tejón como las más versátiles y que mejor van con cualquier tipo de pieles, mientras que las brochas de pelo de caballo son más blandas, ideales para pieles sensibles. Las sintéticas y las de cerda son las peores.

Wilkinson - Brocha de afeitar, con cerdas suaves
Wilkinson - Brocha de afeitar, con cerdas suaves
Brocha de afeitar con cerdas suaves; Aplica uniformemente el jabón o gel de afeitar; Cerdas de calidad que no irritan la piel
5,80 €
Edwin Jagger Brocha de Afeitar de Tejón, Color Ébano - 1 Unidad
Edwin Jagger Brocha de Afeitar de Tejón, Color Ébano - 1 Unidad
Brocha de afeitar inicial; Nudo de tejón puro de 21 mm; Mango negro moldeado
23,27 €
Edwin jagger 81sb356 - Brocha para afeitar de pelo de tejón (imitación de madera de ébano, con cuello y extremo de acero niquelado)
Edwin jagger 81sb356 - Brocha para afeitar de pelo de tejón (imitación de madera de ébano, con cuello y extremo de acero niquelado)
Es un accesorio ideal para la rutina diaria de una máquina de afeitar húmeda; Perfecto para aquellos que están acostumbrados a la forma tradicional de afeitar
33,65 €
Brocha de Afeitar Semogue 2015 Pelo de Tejon Silvertip Punta de Plata de Dos Bandas
Brocha de Afeitar Semogue 2015 Pelo de Tejon Silvertip Punta de Plata de Dos Bandas
Diseño clásico tradicional vintage y elegante
64,45 €
Afeitado clásico: Brocha de afeitar

Jabón para espuma de afeitar

La brocha por sí sola no nos sirve de mucho. Su función es la de preparar y extender la espuma de afeitar por nuestra barba, y para ello se requiere un jabón específico para afeitado, o bien directamente una espuma de afeitar que podemos aplicar con las manos si es que hemos decidido prescindir de la brocha.

Los jabones y cremas de afeitado se han de mezclar usando la brocha en un bol o recipiente junto con un poco de agua (más o menos, en función del tipo de jabón). Este tipo de espuma «casera» es mucho mejor que la podemos comprar ya preparada en esos feos botes industriales, pues está hecha con productos naturales e hidratan mucho más la piel.

Algunos de estos jabones vienen con esencias para dejar un suave aroma en la cara; otros vienen con olores neutros. En cualquier caso tienes muchos donde elegir, aunque los de la marca Proraso gozan de muy buena fama entre los entusiastas del afeitado clásico.

Incluimos también en la selección un par de cuencos para preparar la espuma de afeitado.

Cuchillas de afeitar

Y por supuesto, llegamos al elemento estrella de un afeitado clásico: las cuchillas de afeitar.

De hecho, uno también puede afeitarse con una navaja barbera, pero lo desaconsejo fervientemente si nunca se ha usado una, ya que el estropicio que puedes provocar es considerable; mejor dejemos esta herramienta en manos de los barberos, que son quienes saben usarla.

Así pues, fijémonos en las cuchillas de afeitar. Estas consisten generalmente en una pieza de doble hoja de afeitado, es decir, que afeita por los dos extremos, y va montada en una maquinilla de afeitar de las tradicionales.

A la hora de comprar una maquinilla tradicional, quédate con marcas de reconocido prestigio como la alemana Mühle o la británica Edwin Jagger. Las maquinillas pueden diferenciarse también en el tipo de peine: un peine cerrado da mayor seguridad al ofrecer seguridad contra los cortes, ideal para principiantes, mientras que las de peine abierto están indicadas para afeitarse barbas muy frondosas, ya que los dientes del mismo guian el pelo para que la cuchilla pueda cortarlo de forma más eficaz.

Algo bueno de las maquinillas de afeitar tradicionales frente al resto de afeitadoras eléctricas, incluso respecto de las navajas barberas, es que no requieren mantenimiento, pues es suficiente con cambiar la cuchilla de doble hoja cuando percibamos que esta ha perdido eficacia.

Los packs de 100 cuchillas Astra, que son de muy buena calidad, cuestan poco más de 10 euros, así que ya ves que los recambios de las cuchillas de afeitar son muy baratos. Una cuchilla suele durar entre 3 y 5 afeitados, así que con este pack de 100 cuchillas tendrías mínimo para unos 300 afeitados, casi un año completo de afeitados diarios.

Afeitado clásico: Cuchillas de afeitar

After Shave y cortasangres

Finalmente, el After Shave, la loción que aplicamos al terminar el afeitado para calmar la piel y cicatrizarla de las microscópicas erosiones producidas en la piel durante el afeitado.

Entre los entusiastas del afeitado clásico triunfa mucho la piedra de alumbre, con propiedades astrigentes y que también se utiliza como desodorante, y con algunas ventajas respecto a los «After Shave de bote»: una sola piedra puede durar varios años y es realmente barata. ¿Su modo de uso? Tan simple como pasarla por la piel con la cara mojada, dejar que actúe un minuto y, a continuación, aclararnos con agua.

Para los menos románticos, siempre quedará el After Shave de bote, el que puedes comprar en la droguería de tu barrio. Una de las mejores y más populares lociones es la de la marca Floïd. Proraso también tiene After Shaves de buena calidad, y los de Lucky Tiger y Pinaud Clubman también tienen mucho prestigio.

Por último, quizás te convenga un cortasangres para los primeros afeitados, por lo que pueda pasar. Estos actúan a modo de pegamento, cerrando la pequeña herida. Basta con un poco de agua, pasadas unas horas, para que este «pegamento» se diluya y la piel quede como si no hubiese pasado nada.

Afeitado clásico: After Shave

Pasos para un afeitado clásico

Una vez vistas las herramientas que necesitas para un afeitado clásico, veamos cómo es el proceso:

  • Pon en remojo la brocha, mejor si es con agua caliente. Déjala en remojo hasta que los pelos de la brocha queden reblandecidos. Mientras, es buena idea mojar en agua caliente una toalla y cubrirte la cara con ella para ir reblandeciendo la barba.
  • Después ya puedes preparar la espuma, mezclando la crema o jabón de afeitar con unas gotas de agua, batiendo con la brocha hasta que la espuma quede lo más densa posible. + info en este enlace
  • Aplícate la espuma por toda la zona de afeitado. Muchos recomiendan hacer movimientos circulares con la brocha para ejercer una acción exfoliante, pero si ves que esta forma de proceder te irrita la piel, basta con que apliques la espuma con movimientos laterales de la brocha.
  • Una vez bien espumada tu barba, llega la hora de usar las cuchillas de afeitar, previamente montadas en las maquinillas. Emplea pasadas lentas y suaves, hasta que le cojas el punto. En la zona de barbilla y el cuello es casi seguro que tengas que estirar la piel con los dedos y pasar la cuchilla a contrapelo para que este quede rasurado.
  • En general suelen ser necesarias tres pasadas, una en el sentido del crecimiento del pelo, otra en el sentido contrario y otra transversal. En cualquier caso, cada piel y cada pelo es un mundo, puede que tú necesites más, o puede que necesites menos.
  • Al terminar, lávate con agua, esta vez mejor si es fría, para cerrar los poros. Si tienes una piedra de alumbre, pásatela con la cara aún mojada. A continuación sécate con una toalla, sin frotar.
  • Con la cara seca ya puedes aplicarte el After Shave: te mojas con las manos con la loción y te masajeas la zona que te has afeitado.
  • Aclara la hoja de la maquinilla de afeitar y sécala, pues de lo contrario se oxidará muy pronto. Si la cuidas bien, una cuchilla puede darte para 4 o 5 afeitados. Haz lo propio con la brocha, y cuélgala boca abajo para que se seque.
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad